viernes, 4 de agosto de 2017

Una rosa...




Una rosa cortaría cada día
que te lleve los recuerdos más hermosos,
con ella mis labios, mis besos,
acaricie  tu boca
y ver cómo te brillan los ojos
transformándose en lágrimas de alegría.

Una rosa,
que su perfume cubra
la oscuridad  de las noches;
rompa,  del tiempo, la  monotonía,
y contemplando  su color,
como gotas de rocío,
resbale sobre mis manos
el agua cristalina que sacia la sed.
Tú llevaste la ilusión a mi vida
y yo...
Te regalaría una rosa mojada
cada día.

Reservados los derechos

No hay comentarios:

Publicar un comentario