POEMAS SOCIALES



DE PRESTADO 

De prestado,
donde los ojos de espías se  infiltran
y rezamos para que los momentos sean salvados
del propio demonio que llevamos dentro.

Nadie se  saldrá con su coartada
porque estamos de prestado en esta vida,
debiendo y sin pagar la fortuna
que heredamos de los antepasados
sacando la lengua de la burla
a todo aquello que se queda olvidado.

Pido letras prestadas en mi vida
 porque me faltan palabras para escribir
en este libro blanco de letras enlutadas,
sin justicia que callar, en soledad,
sin dar forma a mis versos desorientados.

Si, me pido prestada la última palabra,
para la alegría de unas lágrimas que son ahogadas,
porque siento como roban el silencio del sufrimiento
por unas manos que las secan al ser acariciadas
y en  su defensa,  dibujar el sabor de los sentimientos.
Mi palabra…
Tu palabra…
El eco que producen al ser pronunciadas.
María Sánchez/ Noviembre 2016




--------------------------------------------------------------------------
LAS LETRAS

Me refugio en los grafemas,
consonantes  tras vocal que saben de mi yo,
esas que se forman con tinta que hierven
y corren por los renglones torcidos
que escupen mi empalagosa rabia;
Deshojan la desdicha de mis pensamientos,
la miseria de mi alma desbocada
y me roban la identidad…

En ellas me refugio para honrar a los muertos,
a aquellas flores del desierto
que suplican a cada  pedrada
cuando apuntan a la yugular de su cuello,
para que el olvido no se escriba con palabras de arena.

Las letras, me chupan la sangre
de la mujer que llevo dentro
para dibujar los grafitos de mil colores
(en paredes evisceradas, desconchada)
las banderas que hondean la victoria
en este planeta llamado tierra.

Me refugio de  la vergüenza ajena
porque el maltrato  no entiende de culturas,
El horror de esta guerra de machos y hembras
siempre disparan a los corazones débiles
y a vientres sensibles que cobijan el horror del planeta.

Desde el amor que no conoce fronteras,
desde la matriz de mujer pariendo la  vida,
con versos de fuego, gestado en poema,

Digo “NO” a esa libertad con cadenas.

Maria Sánchez/2016
Reservados los derechos





-------------------------------------------------------------------------------




ESCUCHÉ

Escuché el sonido podrido de la muerte,
escuché impetuosos latidos,
escuché palpitantes sollozos de mujeres

buscando donde esconderse

y quedaron retumbando mis oídos.

Escuché correr las lágrimas 
por ojos de frágiles inocentes 
que perseguían misericordia.
Escuché el eco infernal de unas voces.


Me perdí en medio del mundo
llorando mi impotencia,
mandé a callar al silencio
y clamé a mi Dios por toda la existencia.


Hoy, los cadáveres de ilusiones, 
son un jardín silvestre de ensueños
y pasto que comen los ganados;
Rocas que el mar no rompe
con armas de olas y caracolas;
Arena donde las gaviotas aletean
y dunas para anidar en ellas.


Hoy, soy lágrima en las ruinas de un cementerio,
donde el amor perdura entre los muertos.

María Sánchez/2015 
(Reservados los derechos)

No hay comentarios:

Publicar un comentario