jueves, 17 de julio de 2014

Luchando con la Vida...



Aquí, delante de un portátil, 

como la que está delante de un espejo,
este me susurra y con incertidumbre escucho.
Aquí, delante de un reloj que marca minutos muertos… 
Imaginando como el mundo gira y gira.
Aquí, frente al mar, donde no se divisa el puerto,
perdida en el vaivén de las olas,
esperando que amanezca el invierno.

Aquí, haciendo frente a la vida,
sintiendo como se lleva la lealtad de las personas.
Aquí, haciendo frente al cinismo, a las críticas...
Me sumerjo en las aguas de mis sueños
y tirito si el amor no está en ellos.

Aquí, delante de la vida
que me hace brotar manantiales de lágrimas
cuando me rompe el corazón.
Siento como se lleva tantas ilusiones
y la voluntad de amar en este universo.

La vida me arrebata tantas cosas!!!
Siento mil batallas perdidas,
pero… sigo luchando en esta guerra,
perdida en el paisaje que dibujan mis pensamientos
y ante las exigencias de cualquier naturaleza,
porque mientras tenga vida,
la vida… no me arrebatará mis sueños.

María Sánchez- Julio 2014
(Resrvados los derechos)

domingo, 6 de julio de 2014

Estos ojos...


Estos ojos que te amaban
y   con sólo mirarte te desnudaban.
Estos ojos que te subían a montañas soñadas
y  a la mar en calma.
Estos ojos que te desbocaban
y te llenaban de  la paz que te  confortaba.
Estos ojos que te deslumbraban
llenos de sinceridad y sosiego del alma.
Estos ojos que te lloraban y te lloran
porque te aman…
Estos ojos no pueden desprender odio.
No… sólo impotencia y pena,
rabia y desconsuelo,
al oír unas palabras que acusan y condenan,
despojando a un corazón de su ego
y  a una extraña mirada
con  notas teñidas de azul y negro,
donde los principios no tienen que ver con la dignidad
y quien abrirá los ojos primero.

María Sánchez 11-5-2014
( Reservados los derechos)

Frente al mar...

Versos del poema: "FRENTE AL MAR"


sábado, 5 de julio de 2014

Nos encontraremos...


Nos encontraremos
bajo un cielo estrellado,
cuando eches los visillos
entre encajes blancos,
en penumbra y en silencio;
Cuando entre quejidos cierres los ojos
porque en la soledad sentirás el frío
y, al despertar notaras  mis manos,
al nacer el alba, al sentir el vacío.

Y yo estaré allí,
en el infinito de los espacios,
en la grieta de una lágrima,
en el temporal de palabras.

Nos encontraremos,
al cruzar las miradas
cerraremos  los ojos
entre un vendaval  de canciones.
Ahogando un suspiro
me pedirás que te abrace.

Y nos encontraremos…
En el reversos de un sueño,
en el recodo de un beso.


María Sánchez-  5-7- 2014
( Derechos reservados)