viernes, 18 de agosto de 2017

Dónde está mi sonrisa?...


Te llevaste mi sonrisa
cuando las aspas de mi cara anunciaba temporal.
¿ Dónde duermes mi sonrisa cuando tus ojos no están
para mecer el travieso remolino que  me hace vibrar
en las pérgolas de los confines de mi yo?...

¿ Dónde está la alquimia de mi sonrisa,
el lazo rosa con que adornaba mi boca
como una buganvilla en las paredes blancas,
trepando, dando luz a  mis mejillas?...
  
Cautivaste mi sonrisa,
el agrio dulce de mi boca la busca
para  lanzar los dardos de la victoria,
e iluminar  la felicidad de ensueños
de los caminos que me quedan por andar.


M. Sánchez/ agosto, 2017
Reservados los derechos

El tiempo muere...




El tiempo muere en los acantilados de un poema,
en la cuerda floja donde colgamos los versos,
en los zapatos viejos que guardamos,
en los jardines grises y melancólicos.
El tiempo muere para volver a nacer en mi mano
al ritmo de la fuente sonora de la plaza  del pueblo.
Solo la primavera  puede resucitarlo
cada año con el brindis del amor,
con el beso del eterno enamorado,
enterrando las hojas  para no dejar  rastro.
Año tras año, los aplausos de​ la vida ​
abre las heridas que lo ​azotan sin dañar​lo,​
empeñándonos en verle la cara a la luna.
Año tras año, modera y divide cicatrices del pasado,
se apodera de los corazones al compás de su ritmo
crucificando  cada campanada de sus pasos…

Agarrado al mástil de la vida,
el tiempo corre al favor del viento…
El piélago lo arrastra hasta la palma de mi mano.

María Sánchez/ agosto 2017
Reservados los derechos
​​



viernes, 4 de agosto de 2017

Una rosa...




Una rosa cortaría cada día
que te lleve los recuerdos más hermosos,
con ella mis labios, mis besos,
acaricie  tu boca
y ver cómo te brillan los ojos
transformándose en lágrimas de alegría.

Una rosa,
que su perfume cubra
la oscuridad  de las noches;
rompa,  del tiempo, la  monotonía,
y contemplando  su color,
como gotas de rocío,
resbale sobre mis manos
el agua cristalina que sacia la sed.
Tú llevaste la ilusión a mi vida
y yo...
Te regalaría una rosa mojada
cada día.

Reservados los derechos

martes, 11 de julio de 2017

Vivo tu amor...


Vivo la pasión de ser mujer,
vivo el sexo opaco de unos sentimientos,
en unos versos sin ser.

Sin expresión, sin respiración…en lo prohibido,
vivo  la adolescencia oscurecida
de los años que quedaron ocultos.
Tapándole la cara a la luna cuando llega el momento,
vivo tu amor.

Vivo tu pudor, tu ternura, tu silencio.
Vivo tu aroma, tus caricias,
tu voz,  tus labios, tu respiración.
Contigo, siento la lujuria  de la vida:
tus gemidos y... mis latidos.
Sé que estoy viva!
Vivo tu amor…

Vivo porque existo
en los umbrales tembloroso de mi yo.
Viven los cuerpos separados por la distancia
y tú vives en mí, en mi interior.
Viven nuestras almas unidas
en el abrazo de luz que nos unió.
Vivo tu amor…


María Sánchez/2017 

domingo, 9 de julio de 2017

No hay....



Una encrucijada espolvorea el desierto.

Mis manos acarician el miedo.
Siento dolor y callo,
apago la llama y despacio sigo sus pasos.
No hay pisadas que el viento no haya borrado.
No hay huellas que la arena no retenga en la miseria de mis manos.
Es la brisa del desierto la que paraliza mi aliento
y la sed se convierte en áridos gritos
en busca de su nombre...

Sueños que se perdieron en la grandeza de mis brazos,
jamás se encontrarán en la mirada de nuestros ojos.

Un oasis nacerá 
para bañar mis pies
y volver a caminar
entre ilusiones y fracasos.

M. Sanchez/2017
Reservados los derechos

domingo, 21 de mayo de 2017

Tal vez...


Tal vez, mis fantasías interrumpan un tiempo
que la noche duerme
y perdida llame a tu sueño.

Tal vez,  la noche, 
me ignore cuando implore tu nombre,
y tu, sin saberlo,
calientes mi cama acariciando los silencios,
 entre  sabanas frías seas solo un polizón
que acaricias y tapas mis heridas.

Tal vez, la lujuria que mi cuerpo retiene y aborda
sea solo el desboco de la edad y la soledad
del que este cuerpo se despoja
mezclando el sudor que desprende el amor.

Tal vez, seas el depurar de todo,
el glacial que rejuvenece mi mente
para compensar todos los años perdido
que produjo las canas de mi cuerpo.

Tal vez,  te cruzaste en mi camino,
y seas el corazón anhelante
que cure el mío…
Nos espere el largo viaje
para recorre el tiempo
de kilómetros, del día a día…

Tal vez, seas la estrella,
esa luz que tan arriba ilumina y guía
 en tantos momentos de soledad
que componen la existencia de toda una vida.

Tal vez, seas el resplandor
de mi alborada perdida,
la primavera que viene a abrir las puertas
de esta alma, tanto tiempo a la deriva…

Tal vez seas realidad,
Tal vez seas…
Solo fantasías.




​M. Sánchez/ 2017​
Reservados los derechos

miércoles, 10 de mayo de 2017

El amor...



Qué es el amor???...

Me pregunto tantas veces...
Qué tiene que todo huele a primavera
y en sus brazos,
nos sentimos como niños:
lloramos y reímos
saltamos, corremos...
cantamos y bailamos...
Todo se despierta en las profundidades,
hay magia en el intimo yo
tapando las grietas desoladas
de la soledad y el dolor...
De repente todo es poesía
Qué tiene el amor???...
M. Sánchez/2017
Reservados los derechos